Día 1

Dos días en Sant Joan dan para mucho. El primer día te recomendamos un desayuno en la cafetería SorrentoDesde allí puedes visitar la Iglesia Parroquial San Juan Bautista (ss. XVII-XIX), donde destaca especialmente la capilla Barroca del Stmo. Cristo de la Paz.

Después te resultará interesante conocer el Museo Fernando Soria. El museo además está ubicado en la finca El Reloj (s. XIX), donde se puede disfrutar de un ameno jardín de pinos y otras especies mediterráneas.

San Juan Bautista
Parroquia San Juan Bautista (Sant Joan d’Alacant)

Desde allí puedes tomar el Camí de Lloixa, un camino medieval, para aproximarte a Santa Faz. Puedes hacerlo en coche, bici o a pie, siempre en función del tiempo de que dispongas. Tras dejar los Jardines La Concepción y Manzaneta, y pasar junto a la torre defensa de Bonanza, te puedes desviar un poco hacia Salafranca para poder conocer la torre (s. XVI) y la ermita de Santa Ana (S.XVII). Junto allí está el montículo del monte Calvario coronado por su ermita (s. XVIII), desde la que se divisan interesantes vistas de la Huerta de Alicante.

Ermita del Calvari
Ermita del Calvari (Sant Joan d’Alacant)

Retomando el camino de Lloixa, llegarás a Santa Faz, donde se encuentra una de las reliquias más importantes de la pasión de Cristo. La pedanía aún conserva su sabor tradicional y el monasterio (s. XVII-XVIII) alberga el camarín donde está la Santa Faz; entrar en él supone un viaje en el tiempo hasta el siglo XVII. Al terminar podemos tomar un aperitivo o un café en el Hotel Santa Faz.

Los sábados por la mañana no puedes perderte el mercadillo ambulante (ropa, calzados, complementos, decoración, alimentación, productos locales de la Huerta, etc.) que se celebra en Sant Joan, en torno al mercado de abastos. Almorzar en la cantina del mercado, es una buena opción. Ese día Sant Joan es un hervidero de bullicio y ambiente y que mejor momento para acercarte a la zona comercial del centro. También puedes aprovechar para realizar compras en los diversos establecimientos comerciales del centro de Sant Joan, o tomar un aperitivo en los numerosos bares de los alrededores. Algunos sábados puedes disfrutar también de los conciertos de Música a la plaça, en cualquiera de las plazas de la localidad.

banda de música
Actuaciones de música en el exterior (Sant Joan d’Alacant)

Llega la hora de comer, y qué mejor para ello que acercarte al restaurante El Jabalí, ubicado en una coqueta vivienda del siglo XIX y especializado en cocina francesa, el cual además cuenta con una zona chill out. Frente a él, otra posibilidad es el restaurante El Patio de San Juan, donde podremos disfrutar de cocina típica mediterránea.

Por la tarde, te proponemos acercarte a la ciudad de Alicante, muy vinculada a Sant Joan. En la ciudad una visita imprescindible nos obliga a subir al Castillo de Santa Bárbara, fortaleza medieval fundada por los musulmanes sobre el monte Benacantil -a las faldas de la playa del Postiguet y del Puerto- que fue reformada en la Edad Moderna y Contemporánea, y desde la que se pueden contemplar unas interesantes vistas del mar Mediterráneo y del puerto de la capital. Después, os invitamos a visitar el casco antiguo de la ciudad, donde es muy recomendable la Basílica de Santa María (ss. XV-XVIII) desde la que se puede apreciar una fantástica panorámica de la cara del Moro del Benacantil, o la Concatedral de San Nicolás (ss. XVII-XVIII). Para completar la visita a la ciudad, os recomendamos un paseo por La Explanada de España de la que destaca su pavimento en Crema Marfil y Rojo Alicante, piedras alicantinas y de Negro Calatorao, piedra zaragozana, construida a mediados del siglo XX con millones de teselas con decoración ondulante. Una vez regresado a Sant Joan, puedes disfrutar de una de las actividades culturales de la Casa de la Cultura. Todas las semanas, el teatro, la danza o la música, tienen cita en Sant Joan.


Para cenar te recomendamos La Amstelería, en la avenida de la Rambla. Otra opción interesante puede ser la Pizzería Nando, junto al Parque Municipal. Si te gusta la cocina china puedes ir al restaurante Nan King, situado en el centro, y si prefieres la comida japonesa te recomendamos El Yaho.

Después de la cena la amplia oferta de pubs te permitirá poder elegir donde más deseas acudir. Si te apetece un ambiente Chill Out te recomendamos el Black Coffee. Otra opción es que visites los pubs irlandeses: el St. John o el St. Patricks. Si te gusta el Jazz, sin duda visita El Refugio. Si por el contrario, eres amante del Rock, una buena opción será El Euterpe. Y si te apetece bailar o un ambiente con música más comercial, puedes acudir al Danzáa Club o al Coimbra Pub.

Día 2

Te animamos a tomar un desayuno en la Churrería San Juan. Después, puedes acercarte a Benimagrell -el poblado de origen musulmán- que ha conservado su trazado original. Una vez allí te proponemos que acudas a los hornos tradicionales (el Forn de Ginés y el Horno Antiguo) que fabrican uno de los panes más apreciados de la comarca de l’Alacantí, donde acuden numerosos alicantinos a comprar el pan de estos obradores todos los fines de semana. También te recomendamos que recorras la calle hasta el final, donde se encuentra la finca Villa Ramona (anterior al s. XIX), y que visites la ermita tardo-gótica de San Roque (s. XVI). Los domingos además puedes acudir al Mercadillo de Artesanía y Alimentos.

Te proponemos continuar con una visita al Assut de Sant Joan (ss. XVI-XVIII) en el cauce del río Seco, una imponente construcción de sillería, la cual servía para desviar parte del agua proveniente del Pantano de Tibi hacia Sant Joan a través de la acequia del Gualeró y que regaba toda la huerta de esta zona. Aunque acceder a él a pie o en bici sería muy recomendable, si no dispones de mucho tiempo te recomendamos hacerlo en coche. Si tenemos suerte y ha llovido recientemente podremos ver la cascada que forma el agua del río al caer por la pared. Desde allí puedes regresar por Mutxamel, la localidad vecina por el interior que comparte ser el corazón de la huerta con Sant Joan.

De esta población destacamos el barrio tradicional del Ravalet, la alameda y la ermita de Montserrat, el Palacio y Los Jardines de Peñacerrada (s. XVIII). También es recomendable visitar la Iglesia Parroquial (ss. XVI-XVIII) de la que destacan la torre defensiva (s. XVI) y la capilla de la Virgen de Loreto.

Después de esto, regresamos a Sant Joan, donde algunos domingos (ver información) se puede disfrutar de los Diumenges d’Art en el plaza Maisonnave y del Mercado de Artesanía de productos agrícolas y ecológicos Arrels. Es una buena oportunidad para que te tomes un aperitivo en los bares la localidad como el Nou Bar Pepe, situado en la plaza Maisonnave, uno de los más antiguos de Sant Joan, en cuyas marquesinas los huertanos subastaban el agua todos los domingos.

A la hora de la comida, una opción muy interesante es el restaurante Mi Casa, especialidad en arroces, en dirección a la playa, el restaurante el Nou Cup, o el restaurante La Dehesa del Mazo, especializado en cocina castellana.

Por la tarde, acabada la comida, te recomendamos que te acerques al mar, para disfrutar de unos momentos de relax. Para ello, la mejor forma será hacerlo por el camino de Caputxo- Vereda de Benimagrell, uno de los caminos tradicionales de la huerta. Otra opción es realizar el itinerario de las Torres de la Huerta en bicicleta por la Condomina, Sant Joan y Mutxamel, un recorrido muy agradable en llanura que se realiza tranquilamente en dos horas, comenzando por la Torre Cadena en la Avenida Pintor Pérezgil, cera del Hospital de San Juan, desviándote en un momento para hacer una visita a la playa de San Juan, y retomando después la ruta para regresar a Sant Joan.

Ciudad
Casa de la Cultura (Sant Joan d’Alacant)

También puede ser un buen momento para disfrutar de las actividades de la Casa de la Cultura.

Merecida cena después de pasear en bici en cualquiera de los bares o restaurantes del centro de la localidad. Después, de nuevo una buena copa en alguno de nuestros pubs para finalizar el día, nunca viene mal, mientras comienzas a planificar tu próxima visita con nosotros.