Está situada en la partida de Benialí. De la antigua partida rural y su palacete burgués solariego llamado Buena Vista, sólo queda algunos recuerdos ya que, a lo largo del tiempo, se produjeron diversas transformaciones, entre las que destaca la realizada en los años veinte del siglo pasado, que dio lugar a la Casa Prytz. Está ubicada en la calle Ramón de Campoamor, nº 25, siendo en la actualidad, propiedad de la Diputación de Alicante. Inicialmente se concibió como un palacete de planta baja y tres pisos. Parte de la última planta estaba abierta y disfrutaba de terrazas con pérgolas.

Hoy es un edificio de cuatro plantas de forma irregular, consecuencia de las obras producidas en el primer cuarto de siglo XX, con detalles ornamentales propios de esa década. En el año 2011 se rehabilitó para albergar las nuevas oficinas del Instituto Alicantino de la Familia Pedro Herrero, lo que supuso el vaciado y reconstrucción completa del interior del inmueble.

La finca Buena Vista aparece referenciada en el Diccionario geográfico-estadístico histórico de España y sus posesiones de Ultramar de Pascual Madoz, quien describe la quinta de recreo hacia 1845, propiedad del comerciante D. Vicente Palacios: «Entre Santa Faz y San Juan á orillas del camino se encuentra una hermosa quinta de recreo propia de D. Vicente Palacios de Alicante, llamada de Buena Vista, la cual contiene buenas habitaciones con toda clase de comodidades, un pequeño jardín hacia el sur, al que se baja desde el piso principal y galería de la casa por una grande y espaciosa escalera, en el que hay 3 cenadores, uno con mesa, otro con un columpio y otro con un estanque de peces y varios gallineros para pavos reales, gallinas de Guinea, tórtolas y otras aves; un patio cuadrado a la entrada de la posesión con bancos y arcadas de cipreses que hacen muy buen efecto, y luego un huerto de frutales con su noria y balsa, en la que hay también peces de colores y sirve para los gansos y patos. La situación de esta quinta es la más ventajosa, pues domina por el norte hasta las montañas y por el sur hasta el mar».

El III Conde de Pinohermoso, D. Juan Roca de Togores y Carrasco, en la segunda mitad del siglo XIX vivió en la Finca Buena Vista. Museo del Prado

Sabemos gracias a Rafael Viravens Pastor que, en 1876, la Finca Buena Vista fue propiedad del aristócrata III Conde de Pinohermoso, D. Juan Roca de Togores y Carrasco (1801-1883). El Conde se casó el 9 de octubre de 1838 en Valencia con Dña. Inés Sanz de Vallés y Monserrat, marquesa de Mascarell de San Juan, dama de la reina y de la orden de María Luisa, y viuda de D. Joaquín León y Frías.

La familia del Conde era de la alta nobleza, siendo sus bisabuelos paternos la Princesa Dña. Isabel María Pío de Saboya y su esposo D. Antonio Valcárcel y Pérez Pastor. Como anécdota, decir que fue su tía Mª Antonia Roca de Togores y Valcárcel quien heredó la finca La Princesa, ubicada también en Sant Joan en la partida de Fabraquer.

¿Sabías que…?

En 1871, D. Juan Roca de Togores y Carrasco había regalado la finca conocida como Villa Ito a su ahijado D. Juan Viudes, momento en el que pudo haberse segregado de la finca Buena Vista, para poder materializar tal obsequio.

D. Hugo Prytz Carter


A la muerte del III Conde de Pinohermoso compró la finca el empresario sueco D. Hugo Prytz Carter (1840-1904),quien vino desde Göteborg (Suecia) y se estableció como cónsul de Suecia y Noruega en Alicante. Además, poseía el título de Caballero de la Real Orden de Carlos III y de la Real Orden de Vasa en Suecia.

D. Hugo Prytz se había establecido en Alicante hacia 1870, donde desarrolló una intensa actividad económica, especialmente en el negocio de la almendra de la Huerta alicantina y posteriormente, fundó una compañía eléctrica. La primera sociedad eléctrica alicantina fue la denominada Sociedad Colectiva Prytz & Campos creada en 1890. Los socios fundadores fueron D. Hugo Prytz Carter y D. Guillermo Campos Carrera, que “aportaron a partes iguales un capital inicial de 100.000 pesetas”. El 6 de mayo de ese mismo año, Trino Esplá presentó en el Ayuntamiento el plano del edificio que albergaría una central eléctrica, situado en Alfonso el Sabio esquina Navas, que pasaría a ser propiedad de Prytz y Campos. En 1890 había en la ciudad un total de 809 faroles de alumbrado público con gas, repartidos en 43 calles y plazas que fueron poco a poco sustituidos a lo largo de los años siguientes por varias empresas, como La Electra Alicantina SA, fundada en 1900 por el comerciante Ramón Guillén López, si bien se dedicaba principalmente a la explotación de tranvías eléctricos.

Dña. Luisa Antoine y Zayas de Larrea

La Sociedad Colectiva Prytz & Campos inauguró el alumbrado eléctrico en Alicante el 14 de abril de 1892 y, cinco años después, amplió su fábrica con una nueva máquina de 200 C.V., capaz de accionar una dinamo de 120 kilovatios y permitiendo así el suministro de hasta 6.000 lámparas de 16 bujías. Posteriormente adquirieron la Central de Luz eléctrica de Benalúa.. Este dispendio muestra el nivel socioeconómico que tenían estos apoderados.

El 23 de mayo de 1904 falleció Hugo Prtyz y, tan solo ocho días después, Guillermo Campos escribió una carta al alcalde anunciando la liquidación de la sociedad Prytz y Campos. En 1908, la fábrica estaba dirigida por Trino Esplá, padre de Oscar Esplá.

D. Hugo Pritz se casó con una alicantina, Dña. Luisa Antoine y Zayas de Larrea. A partir de ese momento la vivienda comenzó a llamarse Casa Prytz, donde invitaron personalidades del mundo de la política, cultura o ciencia como, D. Emilio Castelar, presidente de la Primera República en 1873, D. Isaac Peral, inventor del submarino o el escritor D. Benito Pérez Galdós. D. Hugo Prytz y Dña. Luisa Antoine tuvieron 7 hijos, aunque sólo cuatro llegaron a la vida adulta: Lorenzo, el mayor era abogado y escritor y publicó una novela Rara Avis cuyo prólogo corresponde a Dña. Emilia Pardo Bazán; Manuel, a quien el Rey Alfonso Alfonso XIII dedicó un retrato; Carlos, cónsul de Cuba en Alicante mandó construir un chalet en la calle Foglietti de Alicante y a su fallecimiento éste pasó a su hermano Manuel quien lo usó como consulado de Suecia, Noruega y la República de Panamá; y Carmen, cantante. D. Hugo Prytz y Dña. Luisa Antoine son, además, los tatarabuelos paternos de Dña. Maria Lluïsa Prytz. El Panteón familiar se encuentra en el Cementerio Municipal de Alicante y su mausoleo data de 1904.

D. Hugo Pritz se casó con una alicantina, Dña. María Luis Antoine Larrea. A partir de ese momento la vivienda comenzó a llamarse Casa Prytz, donde invitaron personalidades del mundo de la política, cultura o ciencia como, D. Emilio Castelar, presidente de la Primera República en 1873, D. Isaac Peral, inventor del submarino o el escritor D. Benito Pérez Galdós.

En lo que respecta al siglo XX, la casa fue reconstruida entre los años 1920 y 1930. La entrada a la finca se realiza a través de una portada modernista, proyectada, quizás, por el arquitecto holandés Granzaurin. A pesar de las modificaciones sufridas, se mantienen elementos ornamentales originales como la simulación de la sillería en los paramentos exteriores. Destacan también diferentes motivos eclécticos de raíz académica en cornisas, barandillas y recercados moldurados, la escalinata exterior de acceso al piso principal y la puerta de entrada, que forma una exedra con volúmenes y ornamentos modernistas en hierro y piedra.

En febrero de 1932 su propietario era D. Manuel Prytz Antoine, quien la heredó de su hermano Carlos. Unos meses más tarde D. Manuel donó la finca al ayuntamiento de Alicante, con el fin de que sirviera de alojamiento en sus visitas a los jefes de Estado, propósito que nunca se llevó a cabo.

Posteriormente, el inmueble pasó a la Diputación Provincial de Alicante mediante permuta. A partir de 1941, se convirtió en Granja Psiquiátrica para de mujeres. Después se construyó el Hospital Psiquiátrico Provincial, por lo que la finca perdió su uso y se abandonó. En ese periodo llegó a albergar un almacén de piensos, un palomar y gallinero. Este edificio se encuentra actualmente inscrito como Monumento de Interés Local.
Hoy en día, si nos acercamos a Alicante, podemos encontrar esculturas y monumentos que adornan el Parque de Canalejas pertenecientes a la Finca Prytz y que en los años 40 fueron trasladados a su ubicación actual, fruto de la donación de la familia propietaria al Ayuntamiento de Alicante. Entre estas esculturas, destaca una pareja de perros que flanquea la entrada desde la Explanada de España, una pareja de leones en la entrada desde la Avenida del Dr. Gadea y la fuente del “Niño Flautista”.