Villa Antonia es una casa familiar de finales del siglo XIX, de arquitectura típica señorial de la Huerta de Sant Joan. Pero la casa no siempre tuvo el aspecto que presenta ahora, inicialmente tenía una sola planta y a principios del siglo XX se construyó una planta más. Con los años acabó adosándose un nuevo cuerpo, lo que acabó determinando su configuración actual.

Las fachadas tienen una composición simétrica, repitiendo en cada planta una secuencia de tres vanos de marcada verticalidad. En la planta noble sobresalen sendos balconcillos con barandilla en cerrajería. Como elementos ornamentales destacan los recercados blancos de los huecos, con azulejos en antepechos y dinteles. La cubierta a dos aguas está terminada en teja plana, decoradas con cresterías de cerámicas.

El color rojo alicantino de la fachada contrasta con el dulce verdor del jardín que lo rodea, donde podemos encontrar vegetación típica de la Huerta santjoanera: olivos, jacarandas, moreras, olmos, buganvillas y por supuesto un seto de jazmín que hace las delicias de las cenas veraniegas. El vergel conserva un ciprés y una palmera mejicana, dos árboles centenarios protegidos por el consistorio municipal.

Esta deliciosa casa se puede visitar, ya que su uso actual es un restaurante y sala de exposiciones. El conjunto presenta un marco inolvidable donde relajarse y disfrutar en buena compañía de la gastronomía santjoanera.