El edificio de esta finca tiene dos plantas y está rematado por un cuerpo de dimensiones menores que reducen su sentido piramidal. En la actualidad, esta residencia se encuentra muy modificada y apuntalada.

De esta finca “destaca la fachada suroeste gracias a un mirador acristalado que se encuentra rematado por un frontón triangular que refleja la solución a dos aguas de la cubierta. La fachada que da a mediodía, tiene un pórtico que está recientemente restaurado y una torre con ventanas pareadas con un delgado parteluz”.

Villa Marco
El Umbrade es un pasadizo cubierto de vegetación, compuesto por un inmenso jazminero (El Campello)

Además, encontramos elementos propios del modernismo como el empleo de azulejería, hierro forjado en la mencionada balaustrada y las ménsulas bajo cornisas.

El jardín rehabilitado denominado jardín histórico de estilo francés nos acerca al ‘Umbrade’, un pasadizo cubierto por un inmenso jazminero que nos adentra al jardín mediterráneo y a una gran pinada. En la parte trasera de la vivienda, encontramos el jardín musulmán utilizado como huerta originariamente y que actualmente está plantado con palmeras, setos y árboles frutales que protegen del sol el cultivo de verduras, hortalizas y plantas aromáticas, regadas por el sistema de inundación a través de diversas canalizaciones. Aquí podemos observar un pozo recubierto por estalactitas de las Cuevas de Canelobre. En este espacio verde destaca la capilla de estilo neogótico y las dos esculturas del alicantino D. Vicente Bañuls: ‘La noche’ que se puede apreciar desde la puerta de acceso a la finca y ‘La Marsellesa’ que lleva como lema ‘Le Jour de Glorie est arrive’.

Sobre sus propietarios, se conoce que la familia Marco vende la finca al abogado y empresario D. Juan Maisonnave y Cuyatar. Posteriormente pasó a manos del abogado alicantino D. Juan Poveda García, con residencia en la Calle Labradores. Era poseedor de tres minas en Mutxamel, dos de hierro y una de agua.

Hacia 1915 es vendida al D. Teófilo Renato Bardin Delille, dueño de la casa Bardin, cónsul honorario de Francia, sería él quien crearía el jardín de inspiración versallesca que ha perdurado con diversas modificaciones hasta nuestros días.

En 1950 es comprada por el notario D. Julián Peñalver a la familia Bardin. Posteriormente, hacia 1967 será adquirida por D. Miguel Ranz Iglesias, propietario del Hotel Babieca.

¿Sabías que…?

D. Juan Maisonnave y Cuyatar (1843-1923) es, “de los tres hermanos varones Maisonnave Cutayar, el que con mayor énfasis se dedicó a hacer fructificar los extensos viñedos familiares” que poseía su padre el francés D. Jaime Maisonnave, el primer miembro de la familia que llega a Alicante en la década de 1780. Su padre y madre, la alicantina Dña. Leonor Cuyatar, eran poseedores de grandes propiedades vitivinícolas y hortícolas repartidas por la Huerta alicantina, aun teniendo residencia en París.

Calle Labradores (Alicante)
Calle Labradores (Alicante)

D. Juan Maisonnave “casó, en primeras nupcias, con Dña. Rafaela O’Gorman y, tras enviudar, con la sobrina de aquella, Dña. Ángela O’Connor White. No tuvo hijos de ninguna de sus dos esposas”.

D. Juan Maisonnave residía en Madrid y cuando venía a Alicante repartía su estancia entre la calle de Labradores, hoy Archivo Municipal de Alicante, y la finca O’Gorman de Fabraquer, finca de su suegro D. Guillermo O’Gorman, donde estaba la bodega en que elaboraba los vinos de sus viñedos de las distintas fincas que poseía en la Huerta. En 1936 su esposa Dña. Ángela, viuda y en pleno comienzo de la contienda, deja Alicante y se marcha a vivir a las propiedades que tenía en Benicarló, Castellón.

D. Juan Maisonnave fundó la Cámara Agrícola de Alicante. Fue presidente de la Sociedad España Vitícola y Enológica, presidente honorario de la Sociedad España Vitícola y Enológica, presidente honorario de la Sociedad de Toneleros de Alicante y representante de la provincia alicantina en el Congreso Filoxérico de 1878 en Madrid.